La respuesta del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea respondió lo siguiente el día 15 a las preguntas del corresponsal de la Agencia Central de Noticias de Corea respecto a que Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. ha publicado una declaración que critica a China por el problema del Mar Sur de China .

El pasado día 13, el secretario de Estado de EE.UU. sosteniendo que es totalmente ilegal la insistencia de China sobre el derecho de posesión del Mar Sur respecto al problema del Mar Sur de China, parloteó que EE.UU., sus aliados y acompañantes tienen interés común ante la amenaza sin precedente del Partido Comunista de China.

Es una manifestación muy maligna que un Estado que ni es parte de Asia y se encuentra en el lado opuesto del Océano, no se baste en hablar disparates y maldiga relacionándolo con el Partido Comunista de China.

Basta de conocer la intención de Pompeo si analizamos detalladamente las innumerables palabras que él lanza a China en los últimos días.

Ridiculiza seriamente al Partido Comunista de China llamando a los órganos de prensa de China por el “organismos de propaganda del Partido Comunista de China”, a la situación del COVID-19 por “ la crisis causada por el Partido Comunista de China” y a cinco compañías de comunicación de quinta generación de China por el “instrumento del Partido Comunista de China”

Incluso puso en pleno manifiesto su denegación constitucional sobre el Partido Comunista de China en un grado de hasta propagar los rumores de que el Partido Comunista de China malusa indebidamente inclusive a la manifestación de protesta contra la discriminación racial en pleno procedimiento en EE.UU para la justificación de su sistema.

Podemos analizar de la siguiente forma la razón por la cual Pompeo critica sin premeditación alguna relacionando todos los sucesos con el Partido Comunista de China.

La primera razón consiste en deteriorar la confianza del pueblo chino sobre el Partido Comunista de China, la segunda en deshonrar la imagen internacional del Partido Comunista de China y la tercera en aplastar a China molestándolo continuamente de a fuera y dentro.

Odiar y ridiculizar al Partido Comunista de China constituye la objeción sobre el régimen político e ideales escogidas por el pueblo chino y un abierto desprecio y ofensa al pueblo chino que recibe la dirección del Partido Comunista de China.

“Al margen del Partido Comunista no hay nueva China” es la convicción y verdad arraigada en el alma del pueblo chino.

Nosotros condenamos rígidamente las peligrosas pronunciaciones de Pompeo contra China.

Se ha captado en varias ocasiones que Pompeo trata a nuestro sistema socialista liderada por el Partido del Trabajo de Corea con la vista mórbida puesta al revés con la cual mira a China.

Por más que Pompeo desacredite con mala intención al Partido Comunista de China y el régimen socialista liderada por ella solo hará relieve de la invencibilidad del Partido Comunista de China y la superioridad del régimen socialista.

Pompeó tendrá que dejar de causar la contaminación de ruido disturbando la opinión pública e interfiriendo en los asuntos ajenos a cualquier hora.