En varios países elogian las proezas de la fundación del país del Presidente Kim Il Sung, gran sol de la nación coreana

Con motivo del aniversario 72 de la fundación de la República Popular Democrática de Corea, los medios de prensa de varios países elogiaron las inmortales proezas de la fundación del país del gran Líder camarada Kim Il Sung quien construyó una nueva sociedad donde el pueblo es el dueño y un país genuino del pueblo y lo hizo resplandecer en todo el mundo.

El periódico de Cambodia “Khmer Times” señalando que el 9 de septiembre de 1948 se fundó la República Popular Democrática de Corea, primer estado popular y democrático en el Oriente, comunicó que el Presidente Kim Il Sung, héroe de la nación coreana quien liberó al país desenvolviendo la ardua lucha armada antijaponesa, llamó a todo el pueblo a la construcción de un nuevo estado donde no hay explotación y opresión y que toda la gente trabajadora disfruta en común una vida dichosa, que por primera vez de su 5,000 años de historia, el pueblo coreano se hizo el dueño del país y la fundación de la República se inscribió en la historia de la lucha del pueblo coreano por la construcción del estado soberano e independiente como una brillante página.

El periódico de Laos “Pasason”, elogiando que el hecho de que el pueblo coreano tiene en alta estima al camarada Kim Il Sung como su eterno Presidente se debe a que sus proezas de la fundación del país es tan grande, recalcó que el Presidente Kim Il Sung, presentando la original ideología y línea de la construcción del estado centrados en las masas populares, preparó una sólida guía directiva para la fundación del país, y además estableció el poder popular del nuevo tipo y lo fortaleció y desarrolló como una arma poderosa del cumplimiento de la causa socialista.

El Periódico de Tailandia “Xing San Daily” diciendo que la fundación de la República Popular Democrática de Corea constituyó un acontecimiento histórico que trajo un cambio radical en la forja del destino del pueblo coreano, enfatizó que gracias a la fundación de la República, Corea que había perdido la luz en el mapa mundial pudo poner en pleno manifiesto su dignidad y brío majestuoso como una potencia invencible al que nadie se atreve a tocar.