Director general de MINREX de RPDC denuncia la pauta de doble rasero

El director general de Departamento de Organizaciones Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Jo Chol Su, hizo pública el día 28 una declaración que sigue:

El lanzamiento de ensayo del proyectil teledirigido táctico de nuevo tipo efectuado el día 25 por la RPDC, es un ejercicio de legítimo derecho a la autodefensa para disuadir la amenaza militar que se impone a la Península Coreana y defender la paz y prosperidad de nuestro Estado.

Pero, se aparece abiertamente el intento peligroso destinado a negar el derecho a la autodefensa de nuestro Estado.

Tuvieron lugar con urgencia el día 26 las negociaciones no oficiales a nivel de expertos del Comité de Sanción anti-RPDC del Consejo de Seguridad (CS) de la ONU, donde EE.UU. insistió en el “recrudecimiento de la implementación de sanciones” y la “aplicación de sanciones adicionales”, al cabo de acusar nuestra medida autodefensiva como “violación de resoluciones de la ONU”.

Dicen que se decidió a convocar el día 30 una reunión a puertas cerradas del CS de la ONU para discutir el problema del lanzamiento arriba referido según la propuesta de algunos países como Gran Bretaña y Francia.

El CS de la ONU acusa la actividad normal perteneciente al derecho a autodefensa de nuestro Estado, ateniéndose a las “resoluciones” de la ONU, producto directo de la política hostil de EE.UU. a la RPDC, lo cual deviene el desprecio a un Estado soberano y una clara pauta de doble rasero.

Muchos países del mundo lanzan los proyectiles de diversas formas con el objetivo del fortalecimiento de la capacidad militar, pues que es tan ridículo el hecho de que es cuestionada sólo nuestra justa medida autodefensiva.

Resulta ilógico también en vista de principios de objetividad e imparcialidad.

Dilucidar de manera objetiva e imparcial el origen del surgimiento del problema deviene la lógica y el turno básicos para resolverlo.

El CS de la ONU mantiene callado ante los ejercicios bélicos que se desarrollan a menudo por EE.UU. contra nuestro Estado, pero cuestiona a ciegas nuestras contramedidas autodefensivas para la seguridad del Estado.

Entonces, ¿Qué hicieron EE.UU., Gran Bretaña y Francia, los acusadores de nuestra medida autodefensiva?

Recordamos todavía el ataque aéreo de EE.UU. contra el territorio de Siria cometido hace poco, la publicación oficial hace unos días del aumento notable del número de ojivas por parte de Gran Bretaña sin hacer caso del deber de desarme nuclear y el lanzamiento de prueba de misil balístico intercontinental de nueva generación con multiojivas, realizado hace poco por Francia.

Pero, ni una vez fueron criticados ni cuestionados tales actos.

Es ilógica la acusación a nuestras medidas autodefensivas por los países susodichos que están al frente de la destrucción de la paz y la estabilidad del mundo.

Condeno categóricamente la reunión y la pesquisa contra la RPDC organizadas por el CS de la ONU con el prejuicio extremado y la pauta de doble rasero, como la violación flagrante a la dignidad y la soberanía de un Estado soberano y a la Carta de la ONU.

El CS de la ONU debe observar la imparcialidad, objetividad e igualdad para contribuir a la garantía de la paz y la seguridad del mundo conforme a su misión asignada.

Si el CS sigue recurriendo a la pauta de doble rasero, se incitarán a la exacerbación, no atenuación, de situación y la confrontación, no diálogo, en la Península Coreana.

No estaremos con brazos cruzados ante el hecho de que unos países miembros del CS abusan de la ONU para violar la soberanía de los países independientes y estorbar sus desarrollos.

La violación de nuestro derecho a la autodefensa causará sin falta la contramedida correspondiente.