El representante permanente de la República Popular Democrática de Corea en la Oficina de Naciones Unidas en Ginebra y Otras Organizaciones Internacionales en Suiza pronunció un discurso en rechazo categórico al “proyecto de resolución de derechos humanos” contra la República propuesto por la Unión Europea

Han Tae Song, representante permanente de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) en la Oficina de Naciones Unidas en Ginebra y Otras Organizaciones Internacionales en Suiza pronunció un discurso el día 23 que rechaza categóricamente el “proyecto de resolución de derechos humanos” propuesto por la Unión Europea en la corriente 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El texto del discurso va como sigue:

Señora Presidenta,

Nuestra delegación rechaza categóricamente el “proyecto de resolución sobre la situación de derechos humanos de la República Popular Democrática de Corea” presentado a la presente sesión como un documento de complot político que no tiene ninguna relación con el genuino fomento de protección de derechos humanos al igual que las resoluciones adoptadas coercitivamente en el período pasado.

El juego de adopción del “proyecto de resolución” que se despliegan cada año por la Unión Europea y países occidentales en este lugar con respecto a la situación de derechos humanos de nuestro país constituye la prolongación de la política hostil contra la RPDC que cuenta más de medio siglo y en su fondo yace el turbio intento político de derrocar el régimen social de nuestro Estado bajo el pretexto de la “defensa de derechos humanos”.

Las “pruebas” que presenta la Unión Europea en el “proyecto de resolución” son solo “testimonios” falsos que los “desertores del norte”, escorias que se fugaron por sus crímenes cometidos en su tierra natal abandonando hasta a sus padres y hermanos, inventaron para preservar las sucias vidas.

Hemos venido rechazándolo categóricamente como siempre, ya que este “proyecto de resolución” es un documento falso que carece de ningún valor para discutir desde el punto de vista del fomento de la protección de derechos humanos.

Señora Presidenta,

A pesar de que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue establecido con el propósito de poner fin a la politización, selectividad y doble rasero y asegurar la imparcialidad y objetividad, éste al contrario de su deber natural, se está convirtiendo en el escenario de solos en donde los países occidentales se entregan a las arbitrariedades utilizando al problema de derechos humanos como instrumento de la realización de sus propósitos políticos y una escena caótica en donde se propagan las contradicciones y enfrentamientos en lugar de los diálogos y colaboraciones.

Aunque cada año se adoptan decenas de resoluciones en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, no existe ninguna resolución que cuestione la situación de derechos humanos de los países occidentales, esto constituye la realidad de hoy.

Justamente aquellos países que por diferencia de la ideología y régimen emiten excesivamente las resoluciones en que exigen esto y lo otro metiéndose con los países que no les convienen bajo el pretexto de “derechos humanos” y se jactan de ser “jueces de derechos humanos”, son los peores países violadores de derechos humanos del mundo.

El hecho de que estos países se metan con otros países inocentes encubriendo la atroz y arraigada situación de derechos humanos de su propia casa constituye la intolerable ofensa y burla a la justicia internacional y los genuinos derechos humanos.

Señora Presidenta,

En nuestro país en que la doctrina de dar primacía a las masas populares se materializa cabalmente en todos los dominios sociales como el cimiento de todas las actividades estatales e ideario político, el Estado considera el proteger y promover de manera responsable los derechos humanos de todo el pueblo como política estatal y lo implementa cabalmente.

En adelante también consolidaremos y desarrollaremos aún más el régimen socialista de nuestro estilo que asegura firmemente los derechos humanos y libertades fundamentales de nuestro pueblo y nos uniremos de modo activo a los esfuerzos internacionales por la genuina promoción de la protección de derechos humanos.

En esta ocasión expresamos profundo agradecimiento a los países que, en defensa de la justicia y verdad, han evaluado de modo imparcial y objetivo a nuestra situación de derechos humanos en esta sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.