La amistad y unidad invencibles

El establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República Popular Democrática de Corea y la República de Cuba que tuvo lugar el 29 de agosto de 1960 constituyó una ocasión de profunda significación para animar y promover la lucha de los pueblos de dos países que se levantaron para el cumplimiento de la causa socialista y ampliar y desarrollar las relaciones de amistad y cooperación.

La amistad y unidad invencibles preparadas personalmente por los Líderes antecesores de los dos países sirven hoy día como un excelente ejemplo de las relaciones camaraderiles entre los pueblos de los países que hacen la revolución.

El gran camarada Kim Il Sung, desde los primeros tiempos de la victoria de la revolución cubana, siempre envió firme apoyo y solidaridad a la justa lucha del pueblo cubano por defender las conquistas de la revolución y construir el socialismo y no escatimó apoyo material y espiritual.

En marzo de 1986, el gran camarada Kim Il Sung y el gran camarada Kim Jong Il tuvieron un encuentro conmovedor con el camarada Fidel Castro Ruz que visitó a nuestro país y profundizaron aún más las obligaciones revolucionarias y fraternidad camaraderil que se mantendrán invariables en el camino del socialismo.

Aun en medio de la gran tempestad política que arrasó al mundo en la década 90 del siglo pasado, los dos países defendieron firmemente la bandera socialista con la fuerza de los principios y obligaciones revolucionarios y unidad.

El gran camarada Kim Jong Il, diciendo que ayudar al pueblo cubano es el deber y obligación moral como hermano de clases, siempre prestó una especial atención al desarrollo de las relaciones con Cuba.

Hoy día, las relaciones de amistad y cooperación entre la RPDC y Cuba preparadas por los Líderes antecesores se fortalecen y se desarrollan incesantemente sobre la base de los principios y obligaciones revolucionarios bajo la atención especial de los Máximos Dirigentes de los dos países.

En particular, el significativo encuentro en Pyongyang de noviembre de 2018 entre el estimado camarada Kim Jong Un y el camarada Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez fue un punto decisivo histórico para suceder y desarrollar invariablemente las relaciones de amistad y cooperación entre la RPDC y Cuba establecidas y fortalecidas en la lucha por la defensa del socialismo y consolidar firmemente la unidad combativa entre los pueblos de los dos países.

El estimado camarada Kim Jong Un, diciendo que la RPDC y Cuba se encuentran firmemente en la misma trinchera en la lucha por defender la soberanía y dignidad del país y la justicia internacional, expresó el invariable apoyo y respaldo al pueblo cubano que construye un país poderoso y próspero.

Los Dirigentes de ambos países hicieron firme promesa de no soltar nunca las manos que juntos sujetan la bandera del socialismo en alto y hacer avanzar firmemente la construcción socialista en los dos países por el camino de la victoria.

Las relaciones estatales entre la RPDC y Cuba no son simples relaciones diplomáticas sino relaciones de hermanos de clases que se caracterizan por los principios revolucionarios, obligaciones camaraderiles y principios socialistas e invencibles relaciones de amistad que con ninguna fuerza se puede destruir.

Durante los pasados 60 años, ambos países realizaron excelentemente los intercambios y cooperaciones en todos los sectores como la política, la economía y la cultura a través de los contactos multilaterales y visitas recíprocas activas, así como se esforzaron en conjunto por defender la paz y seguridad del mundo en las escenas internacionales como la asamblea general de la ONU y construir un nuevo mundo con la independencia verificada.

Hoy día, el pueblo cubano, unido firmemente en torno al camarada Raúl Castro Ruz y el camarada Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, están logrando grandes éxitos en la lucha por avanzar victoriosamente la causa socialista.

Nuestro pueblo se regocija de los logros obtenidos por el pueblo cubano como los propios y considera como orgullo tener en América Latina a un confiable y firme compañero de lucha y hermano como el pueblo cubano.

Continuar invariablemente de generación en generación la tradición de amistad basada en los principios revolucionarios, obligaciones camaraderiles y principios socialistas entre la RPDC y Cuba establecida y desarrollada por los Líderes de ambos países constituye nuestra firme e inconmovible posición.

Nuestro pueblo, sin importar de cualquier cambio de la situación, siempre estará de lado de la causa justa del pueblo cubano y le enviará total apoyo y respaldo a su lucha.

En adelante también apreciaremos las estratégicas y camaraderiles relaciones de amistad y cooperación entre la RPDC y Cuba y cumpliremos la sagrada misión y deber en la lucha conjunta por el cumplimiento de la causa socialista.

 

Song Se Il
Director General de África, Región Árabe y América Latina
del Ministerio de Relaciones Exteriores
de la República Popular Democrática de Corea