La declaración oral del director general del Departamento de Asuntos de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea, Kwon Jong Gun

Hace poco, la viceministra primera de relaciones exteriores de la RPDC expresó la clara posición en su declaración en la cual comentó el inoportuno “rumor de la Cumbre RPDC-EE.UU.” y criticó a un entremetido que volvió a exponer la voluntad de reanudación de esa cita.

De hecho, nuestra posición era tan clara como entendiera fácilmente sin traducir ni deletrear.

Sin embargo, por la carencia de la facultad de entender o el hábito de hablar en su favor, se escuchan todavía en el Sur de Corea unas tonterías de que son invariables sus esfuerzos por intermediar la Cumbre RPDC-EE.UU.

Para colmo, algunos exponen hasta una interpretación egoísta de que la declaración de nuestra viceministra primera es un “mensaje que demanda a EE.UU. accionar” y una “solicitación de conceder más”.

Es tan ridícula la conducta de quienes se fingen “ajustador” de las relaciones RPDC-EE.UU. que se complican más, en vez de limpiar su propia nariz.

Me parece que no hay receta para curar ese entremetimiento.

Pues, por sus tonterías inoportunas se van empeorando más las relaciones entre ambas partes coreanas.

Háganlo, si quieren vehementemente hacerse el “intermediario” y desean esforzarse hasta el fin.

Sabrán si serán fructíferos sus empeños o burlados sin cubrir el costo.

Reiterada y claramente decimos que no tenemos voluntad de sentarnos con los estadounidenses.