El discurso del jefe de la delegación de la República Popular Democrática de Corea en la reunión del primer comité de la 75ª sesión de la Asamblea General de la ONU

El discurso pronunciado el día 9 por el Jefe de la delegación de la República Popular Democrática de Corea en la reunión del primer comité de la 75ª sesión de la Asamblea General de la ONU va como sigue,

Señor presidente,

En nombre de la delegación de la República Popular Democrática de Corea, felicito su elección como presidente del Comité y estoy convencido de que la labor de éste Comité obtenga un buen resultado bajo su hábil presidencia.

Señor presidente,

Gozar de una vida armoniosa y estable en un mundo pacífico sin guerra constituye un anhelo de la humanidad.

A pesar de la demanda de la comunidad internacional que aspira a la reducción de armamentos, la situación actual se dirige en una dirección opuesta, la de la expansión de armamentos, y aumentan los elementos que ponen en peligro la paz y seguridad del mundo.

A causa de la eliminación paulatina de mecanismos jurídicos para desarme nuclear y la falta del sistema de vigilancia mutua de los movimientos militares, se ha aumentado aún más el riesgo de que pueda ocurrir un choque accidental por mal juicio o equivocación y la carrera armamentista, los ensayos de armas sofisticados y los ejercicios militares de las potencias causan seria preocupación de la comunidad internacional.

El año pasado, fue anulado el Tratado INF que prohíbe la posesión de las armas nucleares tácticas por las mayores potencias nucleares del mundo y ahora está en peligro la existencia del Tratado del espacio abierto que, en las últimas décadas tras el fin de la guerra fría, ha contribuido al fomento de la confianza y aseguramiento de transparencia.
El Tratado START-3 que vencerá en febrero del próximo año se ve en estado confuso su perspectiva de alargamiento de vigor debido a la confrontación de las posiciones de los países participantes y, descarrilado de su inicial objetivo de desarme nuclear, está siendo utilizado como un instrumento político.

Para lograr la reducción de armas nucleares, primeramente las potencias de armas nucleares que poseen mayor número de estas armas deberán tomar la iniciativa en su desmantelamiento y retirar las armas nucleares desplegadas fuera de su territorio.

Hoy en día, la confrontación y competencia para ampliar las influencias militares con la región asiática como centro y obtener la superioridad estratégica se hacen más intensas y esto impide el desarrollo pacífico de los países de la región.

Por otra parte, los actos imprudentes de Japón que, interpretando de manera ampliada la actual constitución y persiguiendo el envío de sus tropas a ultramar y el incremento de gastos militares excediendo su capacidad de defensa propia, acelera su conversión en potencia militar despiertan la inquietud y precaución de los países vecinos.
La delegación de la República Popular Democrática de Corea sostiene que cualquier intento de provocar una nueva guerra fría y engendrar la carrera armamentista no debe permitirse ya que son desafíos contra el anhelo de humanidad que aspira al mundo pacifico.

Señor presidente,

Este año en la parte sur de la península coreana, aún en medio de la difusión de la pandemia, se han hecho abiertos los actos hostiles que amenazan la paz, tales como la realización de los provocativos ejercicios militares conjuntos y la constante introducción desde el exterior de armamentos ultramodernos.

En la circunstancia actual, la garantía esencial para defender la seguridad y desarrollo del estado reside en la poderosa fuerza autodefensiva.
Poseemos el disuasorio autodefensivo capaz de defendernos fidedignamente sin la menor vacilación ante cualquier tipo presión de alta intensidad y la amenaza y chantaje militar de las fuerzas hostiles y jamás detendremos ni un momento en el camino de consolidar la fuerza defensiva de máximo poderío que hace que nadie se atreva a invadirnos.
Señor presidente,

El Gobierno de nuestra República mantiene la invariable posición de oponerse al armamento bioquímico.

Partiendo de la posición de que el espacio debe ser utilizado sólo para propósitos pacíficos, rechazamos la carrera armamentista en el espacio e insistimos que hay que concluir cuanto antes un tratado con poder vinculante para la prohibición de la militarización del espacio y su conversión en armamento.

La República Popular Democrática de Corea, partiendo de la posición invariable de contribuir a la paz y seguridad de la península coreana y el mundo, colaborará activamente con todos los países de buena fe y amistosos.

Gracias.