La lucha del pueblo cubano por defender firmemente la bandera socialista triunfará sin falta

Con respecto a la grave situación creada por las manifestaciones antigubernamentales de gran magnitud ocurridas recientemente en varios lugares de Cuba, tuvieron lugar en todas las ciudades incluyendo La Habana, capital los mítines en que los participantes reprocharon las manifestaciones que desafían al gobierno revolucionario y rechazaron y condenaron las maniobras de intervención en los asuntos internos de las fuerzas hostiles.

En el mitin que tuvo lugar en La Habana, capital con la participación del General de Ejército Raúl Castro y el Presidente Miguel Díaz-Canel, más de 100 mil ciudadanos se reunieron y exigieron el levantamiento inmediato del bloqueo impuesto por EE.UU. contra Cuba, obstáculo principal que ha impedido el desarrollo de Cuba durante los pasados 60 años,

Miguel Díaz-Canel, Presidente de la República de Cuba, en una rueda de prensa relacionada con las manifestaciones antigubernamentales condenó a éstas como producto de las manipulaciones traseras y persistentes maniobras de bloqueo de EE.UU. contra Cuba para aniquilar el socialismo y la revolución, rechazó resueltamente los intentos de los elementos antisociales que tratan de provocar los disgustos de los habitantes y destruir la unidad del pueblo al tergiversar el estado de la transmisión de la pandemia en Cuba y manifestó la voluntad de avanzar invariablemente por el camino de la construcción socialista escogido por el propio pueblo cubano.

El Presidente Miguel Díaz-Canel, en el discurso pronunciado en el mitin, rechazó las maniobras de guerra no convencional y los actos de amenaza a la seguridad estatal de Cuba que perpetra EE.UU. para frustrar la revolución cubana y diciendo que la revolución cubana siempre eliminó las semillas de maldad, odio, deshonor y crimen, que hace falta que los habitantes no traten de solucionar sus demandas con la violencia sino que observen bien la verdad y manifiesten activamente la valentía, la sinceridad, el optimismo y el alma que ama la justicia y el honor, caracteres peculiares del pueblo cubano, que la unidad del pueblo es la fuerza que defiende la soberanía y desarrolla al país, exhortó así en voz alta que entreguemos los corazones de todos a la causa común.

No sólo en la Habana sino en muchas ciudades de todo el país se llevaron a cabo sucesivamente los mítines en que los participantes llamaron a apoyar la Revolución y defender la Constitución del Estado y condenaron el bloqueo impuesto por EE.UU. contra Cuba y estos mítines asestaron golpe demoledor a las fuerzas hostiles.

Durante un largo período de más de 60 años pasados el pueblo cubano hizo la revolución no solamente por el camino fácil sino que ha avanzado por un camino de la ardua lucha frustrando las prolongadas maquinaciones de sanciones, bloqueo, desafíos e impedimentos de las fuerzas hostiles y en este proceso defendió firmemente el socialismo y las conquistas de la Revolución logrados a costa de sangre.

La causa revolucionaria del Comandante en Jefe Fidel Castro y el General de Ejército Raúl Castro, líderes históricos de la Revolución cubana continúa y se desarrolla hoy por el Presidente Miguel Díaz-Canel quien fue elegido con el absoluto apoyo y la confianza del pueblo cubano.

Recientemente, en la Asamblea General de la ONU se adoptó una vez más la  resolución de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba y esto es el reflejo de la voz universal de la sociedad internacional.

Los pueblos progresistas de muchos países del mundo condenan y rechazan rotundamente las maquinaciones de intervención de los EE.UU. en los asuntos internos de los Estados soberanos y envían el total apoyo y solidaridad a la justa lucha del pueblo cubano por lograr la estabilidad política de la sociedad.

Mientras que existan la idea de Fidel, el pueblo unido en torno a la Revolución y se mantenga invariable la consigna “¡Patria o Muerte, Venceremos!”, la lucha del pueblo cubano por defender firmemente la bandera socialista frustrando categóricamente las intervenciones en los asuntos internos de los EE.UU. y superando exitosamente las dificultades creadas actualmente triunfará sin falta.