Máximo Dirigente Kim Jong Un continúa el Informe sobre las Labores del VII Período del CC del PTC
Tiene lugar la sesión de tercera jornada del VIII Congreso del PTC

Al tener noticias en estos días del VIII Congreso del Partido del Trabajo de Corea que reviste importancia trascendental para el cumplimiento de la causa socialista al estilo coreano, millones de militantes del partido y los habitantes de todo el país dan muestras más fuertes de su confianza y fidelidad al gran PTC.

Tuvo lugar el día 7 la sesión de tercera jornada del VIII Congreso del PTC.

El Máximo Dirigente Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la RPDC, siguió presentando el Informe sobre las Labores del VII Período del CC del PTC, a continuación de la sesión de segunda jornada.

Su informe apasionado, que estimula a todo el partido y pueblo a la próxima fase de nueva victoria, conmueve mucho a los participantes multiplicándoles el ánimo revolucionario e ímpetu de lucha por cumplir sin falta las importantes tareas que se presentan ante el partido y la revolución.

El informe de la tercera jornada analizó y valoró hondamente los defectos y lecciones reportados en los trabajos del último lustro para acelerar la construcción cultural y tomándolos como plataforma de avance y saltos, presentó el rumbo y remedios para producir una revolución en la educación, salud pública, literatura y arte y los demás sectores de la cultura socialista y propiciar así nueva era de esplendor.

Además, se refirió a los importantes problemas para establecer el sano y revolucionario modo de vida al estilo coreano en todas las esferas de la vida social y acabar con los factores enajenados del socialismo.

Al resaltar la necesidad real de mejorar la administración del Estado y dar rigor a los quehaceres jurídicos y lucha legal, enumeró los remedios prácticos para poner de pleno manifiesto la superioridad y el poderío del régimen social de nuestro Estado que constituye una conquista valiosa de la revolución coreana y la vida del pueblo coreano.

Criticando que la Unión de la Juventud y otras entidades de masas, que desempeñan el papel de correas de transmisión y de organizaciones auxiliares del Partido, no cumplen debidamente sus misiones y deberes, se refirió a los asuntos de principios para fortalecerlas como poderosas fuerzas de la construcción socialista tomando como cuestión fundamental sus trabajos internos y la educación ideológica.

Ateniéndose al contenido del informe penetrado del ideario Iminwichon (considerar al pueblo como el cielo) del Partido y su idea de dar primacía a las masas populares, los participantes revisan la situación actual de los respectivos dominios y entidades y analizan con serenidad sus trabajos del pasado desde el punto de vista partidista, revolucionario y popular.

Se ponen concentrados en el informe sacando la lección de que, si no se liberan del esquematismo, rigidez y anticuado modo de trabajo sin introducir cambios en sus labores con la alta conciencia partidista y emprendedor estilo de lucha, no podrán ser los que demandan la época y la revolución ni superar las dificultades interpuestas en la ruta de avance.

El informe examinó el problema de relaciones con el Sur de Corea conforme a la situación dada y las cambiadas demandas de la época e indicó el rumbo general y la posición política del PTC para ampliar y desarrollar generalmente las relaciones exteriores.

Mientras que todos los participantes se muestran cada vez más interesados en los asuntos de gran importancia para el desarrollo de la revolución coreana, el informe analizó los éxitos alcanzados en el período de balance general en consolidar en lo ideo-organizativo el partido y elevar su papel directivo y presentó las tareas y remedios para rectificar lo más pronto posible las desviaciones latentes en las actuales labores del partido, fortalecer más sus filas y las revolucionarias y profundizar la dirección partidista sobre la revolución y la construcción.

Los participantes reciben con gran emoción el informe que aclara con perspicacia las orientaciones para superar exitosamente todos los obstáculos y dificultades enfrentados al poner en pleno juego la fuerza impulsora interna de la revolución coreana y las potencialidades de desarrollo.

Escuchando seriamente el informe del Máximo Dirigente, todos ellos estudian profundamente, en vista de los trabajos de las respectivas ramas y entidades, las importantes y responsables tareas de lucha que presenta la revolución coreana que entró en la nueva era de desarrollo y salto.

A medida que transcurre el Congreso, todos los asistentes perciben cada vez más la grandeza y sensatez de nuestro partido, Estado Mayor de la revolución coreana y organizador y orientador de todas las victorias, y redoblan la determinación revolucionaria de lograr éxitos e innovaciones sustanciales en la posterior lucha práctica renovando la fe y coraje en ocasión de la magna cita partidista.

El conclave continua.