El aspecto real del “país avanzado en los derechos humanos” y “país juez de derechos humanos” reflejado en el estado de derechos humanos de los infantes

Hace poco la “Fundación de Derechos Humanos de los Infantes”, una entidad internacional que defiende los derechos humanos de los infantes con su sede en los Países Bajos publicó en un informe relacionado con el estado de los derechos humanos de los infantes del año 2021 que la Gran Bretaña ocupó el lugar 169 entre los 182 países del mundo.

Se puede decir que es la justa y objetiva evaluación de la sociedad internacional sobre el deplorable estado real de los derechos humanos de los infantes de la Gran Bretaña.

Según los datos del Oficina del Interior de la Gran Bretaña y de la asociación de las autoridades locales se perpetraron más de 2,400 actos graves de maltrato a los infantes desde 2020 hasta ahora y dicen que esta es una cifra que ha aumentado en 41 % en comparación con el mismo período de hace 5 años.

Muchos niños de Gran Bretaña padecen por la hipocondría como víctimas del abuso sexual y sufren grandes dolores y desgracias, degenerados en alcohólicos y drogadictos.

Por otra parte, dicen que el tercio de las familias con niños menores de 5 años pertenece a la capa de pobres y millones de niños padecen de hambre.

Un medio de prensa del Occidente lamentó diciendo que a pesar de que la Gran Bretaña asesinó a muchos niños en Iraq, Afganistán y otros lugares bajo el pretexto del “antiterrorismo” los responsables viven libremente sin ser sometidos a las sanciones legales al amparo del gobierno de Gran Bretaña.

Esto es el aspecto real de la Gran Bretaña a la cual le gusta amonestar e intervenir con respecto a los derechos humanos de otros países cada vez que le da la gana.

Ahora las prensas internacionales y especialistas de derechos humanos ironizan y burlan mordazmente diciendo que la Gran Bretaña que se autodenominaba “país avanzado en los derechos humanos” y “país juez de derechos humanos” sufrió una severa vergüenza delante del mundo por la publicación del informe relacionado con el estado de los derechos humanos de los infantes.

Si la Gran Bretaña tiene interés en la mejora de derechos humanos en escala mundial de verdad no debe utilizar el problema de derechos humanos como instrumento de intervención en otros países y tiene que corregir primero el grave estado de derechos humanos de su país.