La justificación del crimen de esclavitud sexual es la más alta expresión de la violación de los derechos humanos

Los políticos japoneses no cesan en la justificación de la historia criminal que obligó la vida de esclavitud  sexual a más de cientos de miles mujeres en la primera mitad del siglo 20.

Recientemente algunos políticos de Japón incluyendo al jefe del gabinete de Japón y el Ministro de Asuntos Exteriores profirieron abiertamente en el congreso y otros  lugares oficiales las palabras con las cuales niegan el crimen de esclavitud sexual del ejército japonés tales como “el reportaje de que existe el reclutamiento forzado de las consoladoras es contradictorio al hecho”, “la perpetración de los actos injustos contra las mujeres y niños en el tiempo de emergencia es algo natural y también habitual a escala mundial.”

Las palabras de los politiqueros que ocupan los principales cargos del gobierno no son errores en el habla de los novatos ignorantes sino una expresión nítida de la arraigada concepción  militarista de la historia, las cuales  constituyen una intolerable ofensa no sólo a las víctimas de la esclavitud sexual sino también a todas las mujeres del mundo y la más alta expresión de la violación de los derechos humanos como justificación de los abominables crímenes especiales y graves de lesa humanidad cometidos por los imperialistas japoneses en el pasado.

A través de esto se puede observar directamente que el cinismo y la vulgaridad moral de las autoridades de Japón están desafiando frontalmente a la justicia del mundo y la conciencia de la humanidad pasando los límites.

Enfatizamos nuevamente que el crimen de esclavitud sexual del ejército japonés que la sociedad internacional cuestiona seriamente no es “algo que puede ocurrir en el tiempo de emergencia” sino un crimen especialmente grave de lesa humanidad sin precedente en la historia de guerras del mundo llevado a cabo desde el principio hasta el fin como una política del estado mediante la participación directa del gobierno y las autoridades militares de Japón desde el plan hasta su ejecución

Si observamos el comportamiento de las autoridades de Japón que muestran al mundo podemos prever que en caso de que Japón vuelva a provocar otra guerra  considerará como algo que puede ocurrir habitualmente el nuevo forzamiento a las mujeres de otras naciones a la esclavitud sexual y la violación despiadada de la vida y la dignidad de las personas inocentes.

Son innumerables los documentos revelados hasta ahora que evidencian claramente que el militarismo japonés adoptó como política del estado el forzamiento a la esclavitud sexual a las mujeres y la ejecutó de modo organizativo y coercitivo durante la guerra.

Ya han transcurrido 25 años desde que fue publicado en la 52ª sesión de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU (actualmente Consejo de Derechos Humanos de la ONU) efectuada en abril de 1996 el informe del Relator Especial sobre la “esclavitud sexual en el tiempo de guerra” que recomendó que el gobierno japónes se esforzará por la solución del problema de la esclavitud sexual.

Japón tiene que estar consciente de que no puede librarse jamás de su responsabilidad de los crímenes de lesa humanidad incluyendo el crimen de esclavitud sexual y cuanto más trate de evadir sus delitos tanto más causará consecuencias graves.

 

Cha Hye Kyong, investigadora del Instituto de Estudio sobre Japón del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea