Los absurdos alborotos de secuestro de Japón que engaña al mundo

El día 19 de Mayo, el gobierno de Japón declaró que va a convocar en la ONU una conferencia online con respecto al problema del secuestro.

Se dice que en la conferencia online que Japón organiza en conjunto con EE.UU., Australia y la UE se apelará la importancia de la solidaridad internacional mediante las palabras de los sujetos de las entidades relacionadas con el secuestro y organizaciones no gubernamentales después de la conferencia del jefe del gabinete de Japón.

Por otra parte el 21 de mayo la embajada de Japón en EE.UU. divulgó un comunicado en que invita a las representaciones de distintos países en la ONU, los familiares de las víctimas del secuestro y los especialistas en los derechos humanos.

Está claro que el problema del secuestro fue solucionado completa y perfectamente y de modo irreversible gracias a nuestra buena voluntad y esfuerzos.

El astuto propósito de Japón que trama levantar los alborotos de complot contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC) hasta en el escenario de la ONU  como si no le bastara entregarse a la diplomacia de mendicidad y petición vociferando miserablemente el problema del secuestro tanto en el exterior como en el interior, persigue encubrir a toda costa los abominables crímenes de lesa humanidad de clase especial como la ocupación ilegal a nuestro país durante más de 40 años en el siglo pasado, el secuestro y detención forzada de más de 8,400,000 coreanos, el asesinato de más de un millón de coreanos y el forzamiento a 200,000 mujeres coreanas a la esclavitud sexual para el ejército japonés.

Aquí también yace el cálculo político para la prolongación del gabinete de Suga en poder. El gobierno de Suga trata de evadir la crisis del poder ocasionada por la pandemia maligna global y la consecuente depresión económica aplicando los mismos métodos que el predecesor Abe usó el problema del secuestro para mantener el poder mucho tiempo.

Cuanto más Japón se aferre al problema del secuestro solamente se revelarán aún más su villanía y malo intento ante la justicia y conciencia de la humanidad.

Esta vez Japón demostró una vez más ante el mundo que el problema del secuestro no es por más tiempo un problema entre la RPDC y Japón sino un problema interno de Japón tramado por los sujetos con el inveterado sentimiento de negación hostil hacia nosotros en contubernio con las fuerzas que mantienen la vida con la “industria del secuestro” como se ha reconocido entre ellos.

Japón que perpetra sin escrúpulo alguno los atroces actos hostiles contra la RPDC con el rótulo del secuestro en frente pagará sin falta su costo.

Los países que se unen a Japón sin darse cuenta de  sus astutas intenciones también tendrán que meditar sobre las consecuencias negativas que puede acarrear este juego y controlarse.

 

Ri Pyong Dok, investigador del Instituto de Estudio sobre Japón del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea