La vida pisoteada, el futuro que florece

También en este año, año internacional para la erradicación del trabajo infantil, muchos niños que deben crecer como preciosos futuros de la humanidad  se convierten en víctimas de todo tipo de males sociales como el trabajo infantil y tráfico de seres humanos, lo cual provoca serias preocupaciones de la sociedad internacional.

Según los datos, más de 100 millones de niños son forzados a duros trabajos de más de 10 horas como promedio al día sufriendo el maltrato inhumano y los dolores en las fábricas, granjas y aldeas de los pescadores.

En muchos países que introdujeron el sistema de la sociedad capitalista y la concepción sobre el valor del estilo occidental donde persisten el desorden político y la inestabilidad  económica , los niños se convierten en primeras víctimas del tráfico de seres humanos  y especialmente el tráfico de niños y el trabajo de esclavos de la versión moderna ocurren con mayor frecuencia en los países occidentales que tanto propagan escandalosamente sobre “el fomento y la protección de los derechos humanos” .

El hecho de que todavía existen niños que a pesar de que nacieron como seres humanos son forzados al destino de esclavos de la versión moderna privados injustamente de la dignidad y derechos del ser humano constituye una tragedia.

Como las semillas que se caen en las tierras infértiles no pueden ofrecer buena cosecha hace falta un regazo beneficioso para el florecimiento de los sueños y talentos de los niños.

Un año después de que el país fue liberado, el gran camarada Kim Il Sung hizo adoptar y promulgar la Ley sobre el Trabajo y prohibió legalmente de modo estricto el trabajo de los niños que obligaban atrozmente en el pasado los imperialistas japoneses en nuestro país.

En los regazos del sol del gran Líder y gran General nuestros niños estudian a sus anchas y abren las alas de esperanza como reyes del país sin envidiar nada en el mundo.

Esta gran historia de amor a los niños brilla aún más gracias al estimado camarada Kim Jong Un que ama y aprecia especialmente a los niños.

Ante la realidad legendaria de que decenas de miles de niños llegaron a Pyongyang en aviones y trenes especiales como delegados de la Organización de Niños y el hecho sin precedente en la historia de que los niños que sufrieron daños por la catástrofe natural recibieron primero que nadie los uniformes y útiles escolares y partieron para el campamento de felicidad, el mundo, muy impresionado, elogia altamente el noble amor del estimado camarada Kim Jong Un a la nueva generación y futuro.

Un extranjero que visitó al Campamento Internacional de Niños de Songdowon expresó su emoción diciendo que pensó que el campamento situado en el interior que iba a visitar sería una playa con unas cuantas tiendas, pero en realidad presenció un mundo diferente, majestuoso, lujoso y provisto de las modernas instalaciones para la enseñanza y que todos deberían visitar a Corea.

Los políticos de alto rango del occidente que visitaron al Palacio de Escolares y Niños de Mangyongdae confesaron sus verdaderos sentimientos diciendo que quedaron sorprendidos por la majestuosidad y magnitud y que al ver a los niños que aprenden a sus anchas en tan excelente lugar sentía haber llegado al paraíso y que gracias al Dirigente Kim Jong Un los niños coreanos son felices de veras.

En una gota de agua se refleja el entero universo.

Nuestro pueblo siente un infinito orgullo y dignidad sobre el sistema socialista y el genuino sistema de aseguramiento de los derechos de niños que escogió con su propia voluntad y ha consolidado y desarrollado.

En las claras pupilas de la futura generación que crece vigorosamente llena de alegría y optimismo en el paraíso socialista que el capitalismo no puede tener ni imitar vemos el brillante futuro de nuestra patria que prosperará aún más.