Kwon Jong Gun comenta el primer discurso de política del mandatario norteamericano

El director general del Departamento de Asuntos de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea, Kwon Jong Gun, publicó el día 2 una declaración que prosigue:

El mandatario de EE.UU. cometió otra vez un error al pronunciar el discurso en el Congreso por primera vez en su mandato.

Él nos acusó como una “amenaza severa” a la seguridad de EE.UU. y el mundo e insistió en la diplomacia y la represión rotunda, lo que hemos previsto y escuchado siempre por parte de los estadounidenses.

Pero, no podemos tolerar el hecho de que el mandatario de EE.UU. expresa de tal manera la posición sobre la RPDC en su primer discurso sobre la política.

Sus palabras contiene una significación de recurrir invariablemente a la política hostil anti-RPDC que perseguía EE.UU. por más un medio siglo.

Hasta los especialistas norteamericanos evalúan que con una frase pueden saber mucho sobre el rumbo y el enfoque de la revisión de la política sobre la RPDC.

El país norteamericano, que vino amenazándonos con la política hostil anti-RPDC nunca vista y el chantaje nuclear permanente, calificó nuestro disuasivo de autodefensa de la “amenaza”, lo que es una cosa extremadamente ilógica y una violación a nuestro derecho a la autodefensa.

La “diplomacia” en que insiste EE.UU. no pasa de ser un rótulo vistoso para ocultar sus actos hostiles y la “represión”, un medio para amenazarnos con el arma nuclear.

Los ejercicios de guerra nuclear contra la RPDC que se desarrollaron tan pronto como surgiera nuevo poder en EE.UU. muestran claramente quién es el amenazador en la Península Coreana y sirven de una nítida comprobación de que hay que preparar el poderoso disuasivo para hacer frente al imperio norteamericano.

Si EE.UU. intenta tratar las relaciones RPDC-EE.UU. con la visión y el punto de vista de la era de la guerra fría y con la política caduca, sufrirá en el futuro no lejano una crisis tan difícil para costear sus consecuencias.

En este momento, el mandatario norteamericano cometió una gran equivocación.

Ya que se ha esclarecido el fundamento de nueva política de EE.UU. sobre la RPDC, nosotros vemos obligados a tomar las medidas correspondientes y EE.UU. se enfrentará con la severa situación con el paso de tiempo.